Music

Recuerden que existe LOS DERECHOS DE AUTOR

.

Si me
quieres ver muy, muy feliz, solo lo que tienes que
hacer es comentar...
Gracias!!


NO COPIES, NO COPIES... SON MIS PENSAMIENTOS Y SOLO PUEDES DELEITARTE CON ELLOS...

CON AMOR EVELYN LÓPEZ





lunes, 7 de enero de 2013

Se lo que necesitan....

Se lo que necesitan... < 3

Hola, chicos lindos, muchas gracias por sus lindos comentarios, me hacen tan feliz, bueno aquí viene la noticia pequeños, me desapareceré de nuevo, el 10 de Enero comienzan mis clases, y hay que ir con todo el corazón para que mi sueño... ya muy cercano, se convierta en realidad. Pero no quería desaparecerme sin despedirme temporalmente de ustedes...

Les dejo mi foto


Volvemos a la guerra en la Universidad, no tienen idea cuanto los extrañare pero he descubierto algo que te mantiene feliz siempre, y esto es lo que necesitan para ser feliz, y no extrañarme tanto:

1. Ser positivo, todo tiene solución, no se traten de ahogar en un vaso de agua.

2. Perdonen, es un don muy divino, si perdonan de corazón a esas personas que te han hecho la vida un poco más variada, serán grandes.

3. Crean en sí mismos

4. No se dejen llevar por el enojo, la rabia y la furia, recuerden que un príncipe o una princesa como son ustedes amigos míos no se deja llevar por la agresión.

5.  Todo lo que necesitan para cumplir todo lo anterior, solo cave en una palabra....

AMOR.



jueves, 3 de enero de 2013

Lenin, La princesa Jaguar y los ojos verdes


Lenin, La princesa Jaguar y los ojos verdes
H
abía una vez, bueno no una vez, de hecho muchas veces conocí a este tipo, nuestro protagonista no era humano, más bien parecía... pero tenía 8 vidas, la mera verdad es que el chico era un hechicero, no se asusten no era malvado, era más bien bueno, alto y apuesto, como un árbol; lo comparo con esto porque era así de fuerte, así de alto, y así de viejo aunque no lo parecía porque recordemos que era un ser mágico.


La magia se apoderaba del él en todas sus venas y arterias, nunca tenía tiempo para vivir la vida, siempre se la pasaba de reunión en reunión, en convivios magníficos y escuela, en trucos y hechizos, así se pasó la vida, 266 años para ser exactos, lo más triste de todo es que nunca de los nunca se llegó a enamorar por culpa de sus ojos verdes, con estos era muy guapo e inteligente sin embargo pasaba desapercibido por su forma de vestir,  el motivo de ese color de esos ojos, era cuando Lenin nació, sus padres lo llevaron de paseo al bosque inmenso, donde por un momento lo extraviaron y un Jaguar gigante lo descubrió, con un gruñido el animal hipnotizó al nene, provocando que el color natural de su pequeña mirada cambiara como el agua cambia de matiz por las algas.


Sus padres, los príncipes de la hechicería corrieron hacia el grujido feroz, encontraron al chiquito Lenin abrazando la trompa de aquel carnívoro animal, de pronto el Jaguar los observo fijamente y salieron destellos blancos y rayos dorados del animal dando como resultado una bella y hermosa mujer... La Diosa Jaguar, temida por todos los hechiceros por los conjuros sagrados que regalaba acabando con la vida de sus destinatarios. Ella sonrió a los príncipes mágicos, abrazó al bebe Lenin y lo lanzó a los brazos de su madre, pronunciando un hechizo malvado:
-Su hijo ha sido el elegido por estrellas y mares, crecerá, será inteligente y sano, pero nunca nadie se enamorará de él hasta que vea el alma de sus ojos obsequiada por el bosque. 


Después desapareció la malvada, cayendo una llovizna fuerte en su ausencia, los padres regresaron al castillo, consultaron a Reyes, poderosos hechiceros, pero se murieron en el intento de zafar a su pequeño hijo del maldito hechizo. Pasaron demasiados años hasta que lo conocí, yo solo tenía 199 años, recuerdo que fui de excursión con mi escuela y él apareció de la nada, estaba cerca de un lago turquesa ahí sentado en un tronco, y a mí me llamo la atención su capucha gris, entonces en medio de todo el paisaje frondoso me acerque a él....
-Hola, que linda es la vista- y él no me contesto, después de unos segundos se paró y se dispersó su figura entre la vegetación. Supuse que era mejor regresar con mis compañeros y amigas, esa fue la primera vez que lo vi.  Cuando yo tenía 233 años me levante muy temprano y recorrí todo el bosque, como de costumbre hasta que me lo tope en una explanada en medio del bosque, me convertí en una leona blanca, y me asome a verlo, se ubicaba arrodillado llorando, fui hacía él y lo empuje con mi hocico, se asustó...

-¿De dónde saliste? Que tonto eres un animal como me vas a responder, capaz y oigas bueno he pasado toda mi vida con un maldito hechizo, que me dio esta mirada, unos ojos sin corazón, he perdido todo, padres, amigos y propiedades por mi terco deseo de conocer y amar a alguien, pero nadie, nadie se fija en mí. Entonces le jale el gorro que siempre llevaba y observe sus ojos verdes, él observo mis ojos esperanza, y en ese contacto ocular apareció un jaguar gruñendo, comprendí que Lenin era el hechicero para mí, pensé en convertirme en mi verdadera figura, sin embargo se oyó a lo cerca muy cerquita un disparo, eran cazadores mis antiguos enemigos, gruñí como un león con furia, jale a Lenin subiéndolo en mi lecho, así me dirigí a la alta montaña, alejándome de los acechadores  pero localizamos un grupo de esos en la colina, y cuando sentí que nunca más iba a ver a mi familia, ni a tocar esos lindos labios que Lenin poseía, Lenin lanzó un hechizo convirtiendo a los malos en piedra caliza... y así logramos escapar, ahora lo llevaba a mi guarida, a mi casa, admito que en ese momento lo amé.



Fue como un ángel, me salvó mi vida, aunque no sabía mi secreto, él abrazó mi melena, dándome un beso en la frente, y yo me tuve que detener, el me preguntó porque me paré enfrente de ese gran castillo con muchas manchas de jaguar, tenía miedo, lo quería ocultar pero no podía, yo rugí muy despacio transformándome en mi verdadera persona, una princesa de 233 años, creo lo sorprendió mi belleza, hasta abrió la boca como un tonto, yo solo le sonreí...  lo deje sin espacio personal y le dije...
-Ahí vivo, esa es mi mansión, quiero que conozcas a alguien- le agarre la mano y él pasando varios pasillos se detuvo.
-Eres una chica, muy hermosa- Lenin se sonrojo
-Gracias... soy como el alma del bosque, mira - abrí la puerta de enfrente y entramos a una sala de estar, donde miramos un hermoso jaguar rodeando la estancia- Te presentó a mi madre- el Jaguar se convirtió en una mujer adulta muy preciosa, que cuando miró a Lenin, se enojó que lo convirtió en estatua de hielo.
-Hija que haces con un hechicero
- Mama, él es Lenin, madre
- Yo hechice a ese estúpido niño, reconozco esos ojos verdes donde sea, él no es para ti, pequeña- Salieron lágrimas de mis ojos, y solo mis labios dijeron... YO LO AMO. Luces de diferentes colores recorrieron la habitación cantando el hechizo pronunciado, después de mi madre se retiró de su empleo, Lenin recupero el amor en sus lindos ojos azules, Yo me sinceré con él y hasta ahora vivimos muy felices, claro que hubo problemas... ya que se enteró que era La princesa Jaguar.



FIN


miércoles, 2 de enero de 2013

Los lentes mágicos

Los lentes mágicos
H
abía una vez, un par de gafas color plata oscuro con letras de marca Puma en tono naranja, cuadrados, con una mica muy gruesa y un estuche rojizo con bordados blancos, estaba en la óptica esperando salir... ser libre para cumplir su sueño de corregir la vista de algún miope.
Un día de enero una jovencita de 20 años de edad, se quejó con sus padres que sus lentes estaban muy rayados, tanto que no podía ver muy bien, entonces ellos fueron a la óptica para ver un par de anteojos, y su madre de la nena eligió esos lentes mágicos, aunque después de comprarlos y de llevarlos a casa, no tuvieron un agrado favorable, tenían un don especial.
 

Los anteojos tenían un guardián, un gnomo que venía de la tierra de la margarita, el duende procuraba que estos lindos lentes no se maltrataran, no se perdieran o que los robaran, pero tenía un costo si los lentes llegaban a casa y al enanito le gustaba alguna cosa de la nueva dueña, este objeto se desvanecía durante una semana.

Pasaron meses y pasaron desapercibidos los vidrios hasta que un compañero de la chica notó que eran nuevos, y los elogió, después ayudaron a aprobar exámenes, a ver las maravillas de la naturaleza, a reír, a observar chicos guapos y no tan agraciados, a ver injusticias, y duras verdades, a observar el color del viento, la danza de las manos en un piano, a admirar las joyas, a saborear la vida solo con una mirada.


Pero el chaparrito no perdía tiempo mientras pasaba todo esto, la dueña extravío su garrafón que apareció después de siete días en la lavadora, sus peluches... uno por uno que se hallaron en el baño, en el ropero, jardín, banqueta de la casa, colgado en la lámpara de la sala, también perdió un lapicero rosa, un libro, un guante rojo que se encontró metidos en una bolsa verde, y un par de zapatos los cuales aparecieron en la teja del segundo piso. Todo perdido y encontrado durante una semana.

Y por fin llegaron las vacaciones y la familia salió de viaje, un recorrido por el tiempo, tras tres días de paseos, viento, dulces, observar muchas flores multicolores y mucha carretera, en una noche la chica llegó al hotel con su familia ya agotados de subir tantas colinas, con frío y mucho cansancio, se acostó y a la mañana siguiente los lentes desaparecieron.




Buscaron y buscaron como Sherlock Holmes los anteojos pero no hallaron pista de nada, no quedo más que colocarse el repuesto, es decir, lentes de contacto, y ya solucionado por un momento la situación la familia salió a un parque eco turístico, donde la pequeña adulta pasó veredas para llegar a hermosas cascadas, cuando llego a la catarata mayor checó la figura de un duendecillo corriendo con sus lentes, ella trato de seguirlo pero al dar el primer paso su falda se atoro en los arbustos y el enanito salió matándose de la risa.

Ella se trató de relajar un poco, respiro hondo y observo la belleza del agua color turquesa, estaba tan tranquila, y se dio la vuelta y tropezó con un chico alto, blanco, de lentes oscuros, cabello corto café, llevaba una gorra gris, playera blanca, con shorts rojos... ella no lo vio bien solo se disculpó con él y siguió su camino, pero después de varios pasitos, le dio un reojo y el muchacho traía una hoja de trébol en la espalda, nuestra mujercita se acercó; con mucho cuidado le quito la plantita sin que él lo sintiera, pero antes de que se la quedara se giró el joven, se presentaron en un idioma no natal para nuestra artista, el inglés, si ya sé que están pensando, y sí el chico era extranjero y solo hablaba bien dos idiomas Ingles y Danés su lengua natal. Entonces comenzó la plática común para saber de donde es una persona, su edad, si estudia, idiomas, intereses, que lo trajo hasta aquí y cuando ya paso media hora, llegó la hermana de nuestra protagonista y tuvieron que seguir su camino.




Tras pasar dos días sin rastro del chico y ni en gnomo, la familia de la nenita fueron a una pista de hielo, hicieron fila, se pusieron los patines pero los de la chiquilla tenían unos tréboles dibujados, entonces corrió hacía la tienda que le dio los zapatos y encontró tréboles que guiaban a la pista, donde estaba patinando como loco el gnomo con los lentes mágicos, el duendecillo al ver a la chica se escapó dejando un rastro de tréboles de tres hojas.

La joven siguió el rastro sin embargo llegando casi al final observo que había dos caminos entrecruzados de tréboles que llevaban a la camioneta del padre de la nena, y para la sorpresa en el carro estaba sus lentes, los cogió y alzó la mirada y por el otro camino de hojas venía el chico extranjero con rosas blancas, él se asomó a ella, ella lo miraba borroso, él la besó.... Y ella ya nunca más necesito lentes para observar el amor.



FIN