Music

Recuerden que existe LOS DERECHOS DE AUTOR

.

Si me
quieres ver muy, muy feliz, solo lo que tienes que
hacer es comentar...
Gracias!!


NO COPIES, NO COPIES... SON MIS PENSAMIENTOS Y SOLO PUEDES DELEITARTE CON ELLOS...

CON AMOR EVELYN LÓPEZ





lunes, 1 de julio de 2013

Mi Guardián Parte II


Mi Guardián Part 2

Fascinada por el bello contraste, camino paso a paso, lento como un jaguar queriendo agarrar a su presa, me arrodillo frente al extraordinario animal, lo acaricio y responde lamiendo mi mano, como si estuviera esperando mi llegada, sonrió, me acabo de encontrar con un viejo amigo fiel.
-¿Te gusta mi perro?- dijo el chaval extraño del camión saliendo detrás del árbol.
- ¿Por qué está aquí?
- ¿Por qué tardaste tanto?- dijo
- Porque no comprendo la injusticia
- Por eso mismo está él aquí.
Se derrumbó una lágrima en el suelo, sonreí mirando al canino durmiendo, el muchacho me aseguró que el animal iba a cuidar mi casa, pero yo tenía que ir con él, no se identificó, solo sonreía mirando fijamente mis ojos, solo Dios sabe porque decidí ir con ese adolescente alto, confiado, pálido, de ojos cafés, cabello azabache, y sonrisa hechizante. Me levante y afirme que iría a donde el dijera, el saco de su pequeño maletín una sombrilla blanca, caminamos juntos un par de kilómetros...
 
 
- Somos como el cielo – dijo mirándome encantadoramente, le miré y... jamás disfrute la compañía de alguien como en ese preciso momento.
 
Encontramos una choza acogedora, era una posada según recuerdo, él ya tenía los cuartos apartados como si supiera que iba suceder todo esto en este preciso momento, me obsequio la habitación más elegante y me dijo que bajara al lobby a las 8 para la cena.
La estancia era hermosa, fantástica, y solo cerré la puerta y mi corazón disparaba balas de amor, se enterraban con un baile en medio de un escritorio y la cama... De pronto me llego la angustia... y me quede dormida en la tina.
 
Me desperté después de un confuso sueño, estaba con mis manos arrugadas por el agua, el reloj de la pared decía 7:30 pm, me deslice sobre el azulejo llegue a la cama, de repente tocaron la puerta, me puse unos tacones azules y abrí. Él estaba del otro lado del pórtico, con un traje negro, corbata azul, camisa igual de clara que su rostro, pantalones y zapatos negros, se miraba tan refinado y guapo...
 
Me mira de los pies a la cabeza. – Creo que esperare afuera
- ¡No! Pasa te vas a congelar allá fuera- abro la entrada y dejo que pase, le digo que se siente en donde guste, que me cambio en el baño y tardo un segundo (en mi idioma es 20 minutos mínimo), cojo el vestido azul de mi mochila, mi estuche de maquillaje, una toalla y entro al baño.
 
Pasan 10 minutos y oigo que él se levanta de la cama y empieza a caminar en la habitación, después de unos minutos salgo y él sonríe, le pido que me ayude con el cierre de mi vestido, él con suspiros lentos cumple mi pedido, le doy las gracias y salimos.
 
Dejamos las llaves, nos dirigimos al restaurante, ¡Mi Dios hay música en vivo! Me alegro y le aprieto el brazo, elegimos una mesa y unos segundos después me invita a bailar. Baila divino, parece profesional, mi corazón quiere salir de su mediastino, aparecen luces de diferentes colores, nuestras almas bailan, hablan en ese instante, toca mi cintura,  acerca mi espalda a su pecho, en ese momento somos el cielo (no solo por el color de las sombrillas). Esto es amor.

 
- Las persianas del baño se transparentan- dijo sigilosamente.
Lo observo de frente, sonrojándome, tratando de tapar mi vergüenza con las manos, me asegura que no vio absolutamente nada, que en idioma femenino significa lo observó todo.
 
Continuará...
 
Evelyn López