Music

Recuerden que existe LOS DERECHOS DE AUTOR

.

Si me
quieres ver muy, muy feliz, solo lo que tienes que
hacer es comentar...
Gracias!!


NO COPIES, NO COPIES... SON MIS PENSAMIENTOS Y SOLO PUEDES DELEITARTE CON ELLOS...

CON AMOR EVELYN LÓPEZ





jueves, 4 de julio de 2013

Mi Guardián Part IV

Mi Guardián Parte 4


Él le tenía mucha paciencia, decía que siempre se comportaba así, y como ya llevaban mucho tiempo conociéndose, a veces se lograba escapar de las garras guardianas y me daba un beso en la mejilla, besaba mi mano, decía es un honor esperarte si iba a limpiar mi falda por la soda, helado o lodo que me cayera encima, me regalaba pulseras, dijes, globos, peluches, anillos, nunca flores o algo comestible, nunca nada sencillo. Una noche cuando me iba a dejar a la habitación del hotel, ya pasando tres días, me atreví a preguntarle mis angustias:
- ¿Por qué nunca me regalas flores?


- Porque son algo común, y tú no eres nada común- dijo atrevidamente, me dejó sin palabras pero recapitule.
- Es que, no necesito cosas tan caras, tan brillantes, tan lujosas, con algo simple soy feliz.
- Que tratas de decir- su rostro risueño se esfumó, Guardián se acercaba cada vez a la escena.
- Lo que trato de decir, es....
- Dilo, solo sácalo, morena- dijo el can, con una voz gruesa.


- Yo soy feliz, solo teniendo la certeza que me amas, no me importa tus bienes, no me interesa tu dinero, oro o plata que tengas, tu herencia no toma relevancia, lo único que deseo es que me tengas el mismo amor que yo poseo para ti- En ese segundo entendí que no todo lo que brilla es oro, no todo dinero hace a una persona rica, yo era rica de amor, brillaba mi corazón de alegría por tener una familia que me quería, lo absoluto era mío, no luche por él, el amor, no demostré que ese sentimiento me hace fuerte, no tuve valentía y todo lo dejé por algo que en este instante era absurdo.


Una luz ilumino todo el lugar, tape mis ojos con mi brazo, el perro desapareció y al muchacho encantador le salieron unas enormes alas blancas, la luz disminuyo y el vestía un traje blanco con corbata azul eléctrico, me observo fijamente, tocó suavemente mi mejilla.


- Por fin salió el sol en tus sueños, necesitabas recordar lo que tienes, tuviste tiempos de abundancia pero el adinerado requiere cada vez más dinero sin saber por qué, ahora tienes que aprender a valorar lo que en realidad tiene valor- recitó intensamente cada palabra, se inclinó y me besó. Entonces se dio la vuelta, dio un par de pasos y menciono:
- Nos encontraremos en la tierra, en un par de años, un amor inmenso... era como el mar- desapareciendo su sonrisa en una nube luminosa, el brillo segó mi vista, al despertar aparecí enfrente de mi escuela, regresé a ese día en el que tome el camión para ir a ver a un canino negro.


Dos años después, mi antigua casa nunca se vendió, resulta que gracias a una gran ayuda legal ese embargo era una mentira, termine la preparatoria con honores,  ayude a mi madre en todo, oré todo los días dándole gracias a dios por una familia amorosa, entré a la universidad de la cuidad en la carrera de Medico Veterinario, y lo más importante me fui de intercambio a Canadá, por cierto en ese tiempo pase por desapercibido a los novios. Iba cruzando calles tras calles dirigiéndome a la fraternidad cuando en la próxima avenida estaba sentado un canino negro idéntico a Guardián, excepto porque tiene un collar blanco y una correa de color azul, voy como un rayo hacia el animal me acercó y me mira y ve de reojo la correa, la empuño y el perro comienza a correr, es tan rápido que me lleva arrastrando, me mete a una casa blanca y enorme, raspa la puerta con sus garras y abre su amo.


- ¡Guardián! ¡Vasi!- exclama el joven ayudándome a pararme, estoy toda raspada, estoy sangrando y el perro se desvaneció hasta el fondo de la mansión.
- Por favor tráeme agua y un pañuelo limpio- digo enojada, sin verle la cara solo oigo que va corriendo y regresa inmediato, de mientras me siento en el suelo.
- Disculpa a mi mascota, nunca había sucedido esto- dice desesperadamente, yo agarro el traste con agua y las vendas- Fue con mi hermana Sara al banco, pero creo que se le escapo...- dice afligido, al escuchar esa tontería volteo a verlo... él es mi ángel, en sus ojos hay fuego...
- ¡Mi nombre es Sinan!
- Yo soy Italia


- ¡Vaya! Sinan e Italia, eran como el mar- dijo Guardián.


FIN


Autora: Evelyn López