Music

Recuerden que existe LOS DERECHOS DE AUTOR

.

Si me
quieres ver muy, muy feliz, solo lo que tienes que
hacer es comentar...
Gracias!!


NO COPIES, NO COPIES... SON MIS PENSAMIENTOS Y SOLO PUEDES DELEITARTE CON ELLOS...

CON AMOR EVELYN LÓPEZ





lunes, 6 de enero de 2014

El Trompetista


El Trompetista

Había una vez, un joven alto, con una sonrisa encantadora, y unos ojos más hermosos que la propia noche, muy apuesto... aunque eso no atraía a las bellezas del pueblo, ni del mundo, él tenía algo que las hacía perder la razón... Ese don envidiado por los hombres y por los no tan hombres, hijo de la propia música, dueño de las notas, nos hechizaba con ese instrumento llamado Trompeta.

En principios su gracia encanto a vecinas, todas al escuchar ese hilera de sentimientos sonoros, caían enamoradas locamente por él, y aunque fueron demasiados amores no correspondidos y cientos aceptados, algunos convertidos en obsesión y otros en casos fatales, tuvo que escapar de su ciudad.
De mientras él disfrutaba de la vida elegante, teniendo conciertos por aquí y por otro lugar lejos muy lejos de casa, mujeres haciendo fila afuera de su enorme mansión, algunas casadas, otras solteras, algunas viejas, otras muy jóvenes... de todo, mujeres persiguiéndolo a solo él por mar, por tierra y hasta por aire, protegido por policías,  adorando su música, teniendo amoríos con todas las que podía y disfrutando... disfrutando todo lo que un hombre común querría.


Un día, nuestro querido protagonista llamado Sahir, cansado de la vida galante, rendido por muchas amenazas de muerte por los esposos, novios, queridos de las hechizadas, harto de tantos conciertos, decide escapar por unas semanas a las playas paradisiacas de Cancún, Quintana Roo, claro que iba acompañado de alguien muy especial... su corneta.
En sus primeras horas de estancia en esa hermosa playa, la vio... una chica morena de melena exquisitamente larga y ondulada, con un vestido negro con flores rojas que lo resaltaba el viento, caminaba con tanta delicadeza que nuestro trompetista se desmayó... cuando despertó estaba en el mismo lugar... recostado cerca de la piscina en una silla reclinable, un mesero se acercó y le pregunto si se sentía bien, y le comento que solo se había dormido un par de horas.
 

Todo mareado le asintió al camarero, y cerró fuertemente los ojos, pasando minutos se sintió mejor y al voltear a lado de su estancia estaba próxima esa chica morena tomando sensualmente una bebida tropical, él la saludo, pero ella lo ignoro, le dijo su nombre, pero ella lo siguió ignorando, entonces se molestó, fue hacía su cuarto, agarro su clarín y volvió al sitio donde estaba esa joven hermosa, se paró enfrente de ella y empezó a tocar.

Ellie lo quedo viendo y sonreía cada vez que Sahir se emocionaba con las notas, al terminar ella se paró enfrente de él y este se arrimó para darle un beso y nuestra sureña chica le dio una bofetada, y se fue corriendo, se quedó pasmado un rato pensando... que había pasado, nadie era inmune a sus notas musicales, y fue tras de ella:

 
- ¡Oye!- dijo jadeando- Lo siento, no quería ofenderte, en mi país darse besos es una forma de saludo- dijo sonriendo y la chica siguió caminado, y el persiguiéndola- ¡Hey, te estoy hablando!- y ella no se detenía- ¡Escúchame, lo lamento!- y seguía trotando hasta que él se enfadó y la cogió del hombro- ¡Que mal educada eres!- y ella se giró y le dio otra cachetada... después con señas ... le intentaba decir... que era sorda.

 
Se sentaron durante horas, ella le explicaba, escribiendo en un papel, que hace un año ella perdió la audición por culpa de los hombres como él, es que ella era muy solicitada por esos, por su adorable belleza caribeña, aunque no a todos les hacía caso, llego a la conclusión que solo querían tenerla por una noche, no les importaba su vida, ni sus sentimientos, solo dormir con ella, y se dijo: Si ellos solo oyen pero no escuchan yo ya no los quiero percibir más... más de sus mentiras, cumplidos, piropos y todo eso...  y fue hasta esa tribu por decisión personal, vertieron un menjurje en sus oídos y se acabó los sonidos. Añadió: No me arrepiento de mi decisión, me he salvado de canallas como tú, Sahir le pregunto sobre la música y ella escribió: Ya no la oigo ahora la siento.
 
Está claro que la trompeta ya no funcionaba con esa chica, si quería conquistarla tenía que interesarse en ella, aprendió el lenguaje de las señas, se memorizó sus gustos, sus sonrisas, sus bailes exóticos y la forma especial de pedir su comida favorita, se olvidó de la corneta, ya no pensaba en nadie más, más que en la felicidad de ella.  Sahir no comprendía que estaba sucediendo, lo que todo empezó como un juego, ahora no quería, no podía dejarlo, ahora miraba una maldición tocar su trompeta, ahora solo soñaba, solo pensaba con todo y mariposas en el estómago, solo pensaba en Ellie....
 
FIN

Autora: Evelyn López